Beneficios de la reparación: el caso sueco

Beneficios de la reparación: el caso sueco

Suecia, un país nórdico con un ejemplar modelo en calidad de vida, empleo y desarrollo, apuesta por los beneficios de la reparación con el objetivo de crear nuevos puestos de trabajo y al mismo tiempo reducir el grado de contaminación. Actualmente, ha decidido reducir el gravamen en la reparación de cualquier tipo de producto.

La corriente ecológica y de protección del medio ambiente se está extendiendo ante las evidentes y constantes señales de alarma que nos envía el planeta que demuestran los cambios climáticos a los que nos estamos enfrentando. Se requieren medidas, y el gobierno sueco las está implementando con éxito.

Los beneficios de la reparación

El gobierno de Suecia ha decidido bajar el IVA del 25 al 12% en reparaciones y en los electrodomésticos se podrá desgravar del IRPF. Esta bajada impositiva le costará al gobierno sueco unos 48 millones de euros, pero el Ministerio de Hacienda ha afirmado que espera compensarlo con un nuevo gravamen a los productos químicos en los electrodomésticos.

Evidentemente. el gobierno sueco está apostando por la reparación y por la creación de empleo en un sector desprotegido, como lo es el de los pequeños comerciantes que han sido superados por las grandes fábricas internacionales.

Por otra parte, es una actitud que pretende luchar contra la automatización en muchos de los empleos. En la actualidad, son múltiples las tareas que son realizadas por máquinas, específicamente las de producción, pero la reparación propiamente dicha sigue requiriendo de la intervención humana y el gobierno cree que de esta forma puede frenar el deterioro de la trama laboral.

Otro de los beneficios de la reparación es su aporte a la reducción de la contaminación global. Si bien es un objetivo ambicioso, pues los avances son muy pequeños en la lucha contra el calentamiento global, se debe reconocer que la reparación de un aparato que ya tenga cierto tiempo de uso tiene muchísimo menos coste para el medio ambiente que la producción en cadena de otros más nuevos.

La cultura de lo desechable

El gobierno sueco está inmerso en el plan de reducción de impuestos sobre las reparaciones de todo tipo de productos, desde tecnología y bicicletas hasta lavadoras. Se pretende que ya no tenga sentido deshacerse de los artículos viejos o rotos para comprar nuevos.

Según Per Bolund, ministro de Mercados Financieros y de Defensa del Consumidor y uno de los seis integrantes del Partido Verde en el gabinete, “la medida podría bajar sustancialmenete el coste y de esa manera convertir la reparación de bienes en una práctica racionalmente económica“.

Bolund es uno de los principales impulsores de estos nuevos incentivos. Estima que la reducción del IVA bajará el coste promedio de las reparaciones. Una reparación de, por ejemplo, 400 coronas (unos 40 euros) bajará a unas 50 coronas (5 euros) y eso estimulará a la industria de la reparación en Suecia.

Dice el ministro sueco: “Hay un cambio de perspectiva en Suecia. Cada vez se hace más patente que tenemos que hacer durar más nuestra cosas para reducir el consumo de materiales”. Lo que sin duda es un ejemplo de los beneficios de la reparación que deberían tomar las autoridades gubernamentales de todos los países del mundo.

Y en España, ¿qué? La reparación de móviles y tecnologías, entre otros bienes de consumo, no tienen la protección sueca, eso seguro. No obstante, todavía quedamos algunos aguerridos e irreductibles profesionales que ponemos nuestro talento y trabajo al servicio de los usuarios desde SATs en Murcia como DoctorTronic. ¡Dale una segunda vida a tu tecnología!